Todo esto empieza así : un grupo de amigas de la universidad y no solo, deciden regalarle a otra una sesión de fotos por su embarazo. Dos meses después, ya tenemos las fotos. Las de recién nacido también. Están en la web y todos los que pasan por aquí pueden ver el resultado.

A ojos del mundo la historia de Sara, Iván y Darío, puede parecer una historia “normal”, como tantas otras. Empieza con 1+1=2, después 2+1=3 y esto podría no acabar aquí.. Pero no es una cuestión de números, y lo “normal” no deja de ser especial.

La vida está hecha de pequeños momentos , de pequeños gestos … de gran verdad y con un gran significado detrás. Pero no les damos siempre importancia, pasan desapercibidos. Ocurren a diario, surgen constantemente. Quizá es por eso. Son como las chispas del sol en el agua de un río que discurre lentamente, de forma casi imperceptible. De vez en cuando alguien, o algo te hace ver que el río se mueve, que las chispas no son las mismas siempre, que no se repiten. Darío, que es un pequeño milagro, está provocando un fuerte destello en la vida de unos cuantos, por lo menos. Estas fotos son solo una ínfima parte de todos aquellos momentos y gestos que sus padres gastan a diario.

Cuanto más nota uno las pequeñas chispas y más consciente esta de ello, más notará la vida y más disfrutará de ella.

Valorad los pequeños momentos. La felicidad está en ellos.